Cómo leer un neumático

 

 

Bibendum muestra un neumatico

Las ruedas son el único punto de unión entre el vehículo y el asfalto. Su parte exterior, el neumático, es el responsable de mantener una buena superficie de contacto con el suelo asegurando con su nivel de adherencia que el vehículo traccione sobre el terreno.

A pesar de ser tan importantes, a menudo nos pasan desapercibidas sus características. Como mucho conocemos su anchura y diámetro interior. Ah, y que se desinflan y que hay que cambiarlos antes de que el dibujo quede en menos de 1,6 mm de profundidad.

Basta sin embargo con echar un vistazo a los flancos del neumático para comprobar que allí se nos ofrece mucha información, buena parte de la cual nos puede ayudar si sabemos analizarla de forma conveniente.

Lectura del neumatico

En Europa se utilizan los siguientes campos numerados en la ilustración:

1. Medidas. Comprende los siguientes valores: anchura en mm, relación entre altura y anchura, estructura, diámetro interior en pulgadas, índice de carga y límite de velocidad máxima.

En el ejemplo 185/65 R15 88T, tenemos un neumático de anchura 185 mm, relación del 65% entre la altura que va de la llanta hasta el punto de contacto con el suelo y la anchura del neumático, estructura Radial – frente a las estructuras Diagonales o diagonal cinturadas (B) – , diámetro interior del neumático (o diámetro exterior de la llanta) de 15 pulgadas, índice de carga 88 (que equivale a 560 kg), y utilizables a una velocidad máxima T (que equivale a 190km/h).

2. Marca comercial utilizada por el fabricante.

3. Denominación comercial del modelo de neumático.

4. Método de construcción de las diferentes capas de tejido que cubren la carcasa hasta llegar a la banda de rodadura: radial en contraposición a la colocación de las capas en diagonal o en diagonal cinturada.

5. Inscripción tubeless, sin cámara, como contraposición a los antiguos neumáticos provistos de cámara independiente, denominados tubetype.

6. Inscripción MS, M+S, M&S (de mud y snow – barro y nieve), que certifica el uso del neumático durante el invierno. Rodando sobre asfalto seco se acentúa su desgaste.

7. Fecha de fabricación (semana y año, 2507 sería la semana 25 del 2007). Con el paso del tiempo el neumático pierde algunas de sus propiedades, como la flexibilidad y la capacidad de adherencia, y puede llegar a estriarse. El ritmo de degradación dependerá de factores como la calidad de la cubierta y las condiciones de almacenaje.

8. Marcado CE de homologación europea, consistente en un número de registro, la letra e y el código del estado miembro de la UE que expidió la homologación.

9. País de fabricación.

En América, donde las normas de homologación son más estrictas, se exigen estos campos:

10. Código interno del fabricante.

11. Certificado de homologación de EEUU, también llamado código DOT.

12. Identidad del fabricante y dimensiones del modelo de neumático.

13. Carga autorizada y presión de inflado máxima permitida.

14. Número de capas y material del que están fabricadas.

15. Marcas exteriores de desgaste.

16. Treadwear, o duración relativa del neumático. Medición comparativa de resistencia al desgaste bajo condiciones controladas, donde el valor mínimo es 100.

17. Tracción o capacidad de frenado sobre asfalto mojado, graduada de AA a C, donde AA es el valor máximo.

18. Resistencia a la temperatura. Representa la resistencia de la llanta a la generación de calor bajo condiciones controladas. La más alta es A y la más baja es C.

19. Normas de seguridad respecto al correcto uso de los neumáticos.

Los puntos 16, 17 y 18 se conocen con el nombre genérico UTQG, por las siglas en inglés de Clasificación Uniforme de Calidad de Neumáticos.

 

Coches auto-conducción de Google ahora pueden entender los gestos de los ciclistas

 

Photoshop del ciclista conducir pasando coche Google

Siempre que vemos un coche de auto-conducción , siempre estamos nerviosos que no nos vea y nos apisonadora directamente en el asfalto. Es el temor de que Google está tratando de sofocar con su más reciente video, que revela que los vehículos son constantemente ajustados para comprender mejor y navegar por los obstáculos de California . En el clip nos enteramos de que los coches ahora pueden detectar brazo-agitando de un ciclista, y esperarán hasta que han pasado antes de seguir su camino. Los paseos también pueden ahora detectar peatones por detrás, se ralentizará durante la construcción de la carretera y no va a entrar en un cruce de ferrocarril hasta la salida es clara. Ahora todo lo que necesitamos es un poco de Googler brillante para obtener William Daniels para expresar el ordenador de a bordo y vamos a pre-orden dos.

Los 7 errores más comunes en el examen de conducir

No respetar la distancia lateral y la mala interpretación de las señales son los errores más comunes que llevan a suspender el examen práctico de conducir. No entender las preguntas y presentarse sin haber preparado el temario son los grandes culpables de los ‘cates’ en el teórico.

La Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial ha preparado un estudio en el que desvela cuáles son los errores más comunes que llevan a suspender el examen, tanto teórico como práctico, de conducir. Son estos:

 

1. Errores más comunes en el examen de conducir: no saber interpretar las señales de tráfico. Parece que los alumnos saben distinguir un ‘Stop’ de un ceda el paso, pero no cómo deben comportarse ante uno y otro. Tampoco observan bien a ambos lados antes de hacer un giro o entrar en un cruce, ni saben quién tiene la prioridad cuando van a girar a la izquierda (gpor cierto, ¿se consume menos combustible al girar a la izquierda? Todos estos fallos son faltas graves que llevan al suspenso.

 

 

 

2. Errores más comunes en el examen de conducir: no respetar la distancia lateral. Según Formaster, los aspirantes conducen demasiado pegados a los obstáculos que aparecen a derecha e izquierda, sobre todo en vías urbanas. En este vídeo, te enseñamos a mantener la distancia de seguridad correcta.

 

 

 

3. Errores más comunes en el examen de conducir: las ‘dichosas’ glorietas. Los alumnos deben saber realizar las maniobras para incorporarse a una glorieta, ceder el paso a los vehículos que ya circulan por ella y colocarse en el carril correcto. Lo contrario puede suponer un suspenso.

 

4. Errores más comunes en el examen de conducir: no ceder el paso a los peatones. Ante la llegada de un paso de peatones hay que frenar, observar y ceder el paso a los peatones. Muchos no lo hacen.

 

5. Errores más comunes en el examen de conducir: cambiar de marcha en el momento adecuado. Por nervios o no haberlo aprendido durante las prácticas, muchos alumnos demuestran no saber ‘escuchar’ cuando el motor pide un cambio de marcha. El juego de pedales embrague-acelerador, también suele llevar a errores. Esto es importante también para mantener una conducción eficiente.

 

 

Errores más comunes en el examen de conducir téorico

 

6. Errores más comunes en el examen de conducir: velocidades, luces y telepaje. Estos son los tres temas en los que más fallan los aspirantes a conductores.

 

7. Errores más comunes en el examen de conducir: no comprender el enunciado de las preguntas. O no terminar de leerlo y responder antes de tiempo son culpables de muchos ‘cates’.

 

Desde Formaster son conscientes de que los nervios suelen jugar una mala pasada y hacer que los alumnos cometan errores que no aparecen durante las clases. Pero también alertan de que cada vez se contratan menos clases prácticas, con lo que los aspirantes van menos preparados.

 

Además, advierten que cada vez son más los alumnos que en vez de pagar clases en la autoescuela, practican en coches particulares con algún familiar o amigo (lo que se conoce como ‘clases de conducir pirata‘). “Esto deriva en vicios complicados de corregir, como la posición de las manos en el volante”, que al final hacen que el alumno suspenda.

 

www.autobild.es/noticias/los-x-errores-mas-comunes-examen-conducir-221645

 

Cuatro españoles logran crear el coche sin conductor en versión «lowcost»

Cuatro españoles logran crear el coche sin conductor en versión «lowcost»

ABC TECNOLOGÍA / ALICANTE
Día 19/05/2014 – 16.11h

Se trata de un sistema que podrá adaptarse a cualquier vehículo para hacerlo inteligente

Cuatro españoles logran crear el coche sin conductor en versión «lowcost»

El futuro rueda subido a coches que se conducen solos, cuyas ventajas, dicen los expertos, es que reducirá los accidentes de tráfico y mejorará el transporte. ¿Ciencia ficción? Lo cierto es que sus avances, con Google a la cabeza en cuanto a innovación, están investigándose, aunque aún quedaría mucho tiempo para poder ver uno de ellos por las calles.

Pero desde España también se prueba. Cuatro ingenieros de Telecomunicaciones españoles han creado un dispositivo que permite utilizar un coche convencional sin necesidad de coger el volante. Aunque en poco se parece a los ya famosos vehículos inteligentes de Google, este dispositivo patentado por la Universidad de Alicante se puede acoplar a cualquier coche de conducción manual para convertirlo en un robot de altas prestaciones.

Todo esto, además, podrá conseguirse sin necesidad de un importante desembolso económico y usando tecnología completamente española, según ha afirmado en una entrevista a Efe el doctor Tomás Martínez Marín, principal responsable de la investigación. «Lo hemos ideado, en principio, para el transporte de cargas en el sector industrial y para vehículos que puedan moverse en recintos cerrados, como parques temáticos, aeropuertos o campos de golf, ya que la legislación actual no permite la circulación de un vehículo automatizado por la carretera convencional», ha indicado. De igual manera, este dispositivo sería «ideal» para ser utilizado por personas discapacitadas o ancianos, ha apuntado el investigador.

Como demostración práctica, estos ingenieros pertenecientes al grupo de investigación de Señales, Sistemas y Telecomunicación de la UA ha automatizado un carro de golf que circula de forma autónoma por el campus universitario. «Hemos incorporado a este carro de golf actuadores -un motor que mueve el volante y una placa microprocesadora que se encarga de acelerar y frenar-, un sensor láser, que sirve para que el vehículo perciba el entorno, y dos cámaras instaladas en la parte superior para reconocer objetos y personas con visión artificial», ha detallado. Asimismo, dispone de un ordenador que procesa toda la información de entrada y actúa sobre el volante y el pedal para mover el vehículo, que es capaz, además, de calcular el itinerario más óptimo y evitar los obstáculos, ya sea un árbol, una pared e, incluso, una persona.

Vehículos de bajo coste

A diferencia también de los vehículos guiados automáticamente (AGV), que se basan en la utilización de rutas establecidas previamente, es decir, guiados mediante líneas pintadas o por láser, el dispositivo de la UA posibilita la adaptación del robot móvil al entorno, en lugar de al revés, con lo que supone un ahorro de coste. Este trabajo de investigación se fundamenta en nuevas técnicas de aprendizaje por refuerzo y de percepción y localización en el entorno, gracias a unos algoritmos (software) desarrollados y patentados por estos ingenieros.

«La novedad de este dispositivo estriba igualmente en su bajo coste y en su adaptación a vehículos convencionales ya existentes, de manera que éstos se pueden reutilizar», según Martínez Marín. Los inventores de este dispositivo acaban de finalizar el proyecto a nivel de investigación, tras ocho años de trabajo y con un presupuesto bastante escaso. Ahora pretenden constituir una compañía de base tecnológica para seguir profundizando en esas aplicaciones y poder vender sus productos a las empresas, porque, afirman, este sector es «crucial».

A la pregunta de si la implantación de estos robots móviles en la industria quitará empleos, Martínez Marín ha afirmado: «al mejorar la automatización en los centros de trabajo, aumenta la productividad, baja el precio del producto y, por consiguiente, las empresas son más competitivas, pueden vender mucho más y mantener las plantillas en otras tareas menos rutinarias».

 

http://www.abc.es/tecnologia/20140518/abci-conducir-vehiculos-conductor-201405181143.html?utm_source=abc&utm_medium=rss&utm_content=uh-rss&utm_campaign=traffic-rss